La diabetes: cuando el nivel de glucosa es muy elevado

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Son muchas las personas que han tenido que aprender a convivir con la enfermedad de la diabetes, desde que esta hiciera aparición en sus vidas, pues desgraciadamente una vez que entra ya nada la va hacer salir, ya que no existe cura.

Se caracteriza por unos altos niveles de azúcar o glucosa en sangre, por un mal funcionamiento o una falta de producción de una hormona llamada insulina.

La diabetes tipo 1, es aquella que se asocia a factores genéticos y los pacientes que la sufren la padecen normalmente desde la infancia. La diabetes tipo 2, sin embargo, se asocia a malos hábitos alimenticios y una vida sedentaria, que hacen al organismo más proclive a padecer numerosas enfermedades, entre ellas esta que hoy nos ocupa.

Existe una relación directamente proporcional entre el aumento de peso y el incremento de probabilidades de padecer enfermedades de diversa índole. Del mismo modo, se establece esta relación entre el aumento del perímetro abdominal y el riesgo de que se nos dispare el nivel de glucosa en sangre y llegar a padecer diabetes.

Por eso no lo dudes más, empieza a cuidarte siguiendo estos consejos para perder barriga, verás como tu salud te lo agradecerá y empezarás a sentirte con más vitalidad y lleno de energía.

Aquellos que sufren diabetes, deben conocer unas pautas de alimentación para diabeticos que les harán la vida más sana y les ayudarán a sentirse mejor, pues al no existir cura para esta enfermedad, nuestros esfuerzos se deben centrar en mantener los niveles de glucosa en los límites que establezca nuestro médico.

 

La diabetes en el día a día

El día a día de un diabético se caracteriza por el control. Esta es la base de su bienestar, estar midiendo constantemente el equilibrio en la balanza para no sufrir hipoglucemias y mantener los niveles de glucosa estables.

El control riguroso debe acompañar a las comidas, tanto a las porciones, que deben ser pequeñas y bien repartidas a lo largo del día, como a los horarios, que deben ser fijos y estables, así como el ejercicio.

Los alimentos, por supuesto, deben ser lo más saludables posible, evitando el exceso de grasas y tomando mucha fruta fresca y verduras de temporada, además de cereales integrales, carnes magras y lácteos desnatados.

Por otro lado, la actividad física debe practicarse diariamente, de forma controlada, en combinación con la ingesta de carbohidratos, tras la medición de los niveles de glucosa que nos indiquen si debemos tomar una porción de comida antes de empezar, para contrarrestar los efectos de una posible hipoglucemia.

Pero siguiendo todos estos controles, debes saber que una persona con diabetes puede llevar una vida totalmente normal. Esta es la buena noticia, sobre todo para aquellos que sufren la diabetes tipo 1 y que no han tenido posibilidad de evitarla.

Cuando hablamos de niños diabéticos, que deben lidiar con este problema desde pequeños, es bueno saber que la información es la mejor baza para que puedan ser autónomos y hacer las mismas cosas que el resto de sus amigos, como jugar al fútbol, al baloncesto o incluso ir de acampada.

Lo mejor en estos casos es enseñar al niño desde pequeño a conocer su enfermedad y saber manejarla de forma responsable, midiendo él mismo sus niveles para ir aprendiendo a interpretarlos a medida que crece.

Al principio, por supuesto, necesitará la supervisión de un adulto, pero poco a poco podrá valerse por sí mismo y eso en sí ya es un gran logro que lo llenará de satisfacción.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×